Josef Tomáš escribió EL RETORNO DE INÉS DE BOHEMIA en Melbourne entre los años 1996 y 1999, influido por una de sus visitas a Praga, en que –como él mismo señala– mirando la ciudad, tomó conciencia de su siempre viva continuidad histórica, con todos sus horrores y bellezas. La santificación de Inés de Bohemia que tuvo lugar unos pocos años antes (el 12 de Noviembre de 1989) ha debido de contribuir en alguna medida a su reflexión.

Inés, princesa de la estirpe de los Premíslidas, también llamada Inés de Bohemia, hermana del rey Venceslao I (1205 – 1253), vivió entre los años 1211 y 1282. Tras la anulación de su compromiso matrimonial con Enrique Hohenstaufen, hijo del emperador Federico II, permaneció soltera y se entregó por completo a la vida religiosa. Fundó en Bohemia la orden de las clarisas y fue la primera abadesa del convento que levantó en Praga conjuntamente con el monasterio de los franciscanos y su hospital. A la vez fundó también la orden hospitalaria checa de los Cruzados de la Estrella Roja. El monasterio y el hospital se hicieron merecedores de un justo reconocimiento por su dedicación a los enfermos pobres y a los indigentes. Inés de Bohemia fue finalmente enterrada en el propio recinto del convento, pero su tumba nunca fue hallada.      

En la doble línea argumental entrelazada de El retorno de Inés de Bohemia –si es que es apropiado hablar de argumento en esta alegoría poética– un hombre y una mujer que ha llegado del extranjero invitada por el hombre pasean juntos por Praga. El hombre y la mujer son personas de la época actual, pero, al mismo tiempo, parece como si fueran el rey checo Venceslao I y su hermana Inés, que, pasados muchos siglos, aquí se vuelven a encontrar. Es sabido que la relación entre Inés y Venceslao I fue muy estrecha y afectuosa, y que Inés frecuentemente fue consejera de su hermano.

Todo cuanto ambas parejas imaginarias dicen a lo largo de estos trece poemas son reflexiones, preguntas y respuestas que el autor pone es sus bocas, buscando tenazmente contestación a la siempre viva cuestión del sentido de la existencia humana, y su conexión con el presente y la eternidad.

Algunas de estas reflexiones aparecen reiteradas veces en la poesía de Josef Tomáš, pero en ésta obra giran en torno a una sola línea de pensamiento. Lo fundamental en la relación del rey con su hermana se encuentra en la súplica: “Dame cobijo dentro de ti, ...allí  / donde intuyo que en ti reside la impermutable constancia. / Tú la hallaste / en ella descansas...” Ésta es la meta a la que el rey-autor aspira a acercarse a lo largo de toda su vida y que no consigue lograr plenamente. Como él mismo reconoce, su empeño ha sido poco tenaz y lo único que obtuvo apenas fue “un breve relámpago, un leve vislumbrar...” Y que tardó mucho tiempo en entender el mensaje contenido en las palabras de Inés: “que poseer aquí / significa perder para siempre allí / mientras la renuncia aquí / promete encontrar la eternidad de placeres insospechados.

Josef Tomáš: El retorno de Inés de Bohemia

15,00€Cena